Conociendo el Parkour: “No solo saltos”

“El Parkour en términos físicos es un camino a la esencia, eso requiere pensar con inteligencia y recortar lo superfluo, lo inútil, ir directamente a lo útil. Necesitamos ver ese lado del entrenamiento, Parkour como un método que te permite ser un poco mejor en la vida… y ya está. No puede ser más que eso.”    

 -David Belle

¿Qué es el Parkour?

A todo aquel que no haya hecho los deberes de investigación, el Parkour puede parecerle un deporte urbano que consiste en dar saltos o hacer acrobacias cuasi temerarias por la ciudad. Y es que eso es lo que sale en la televisión, internet o las redes sociales. Lamentablemente en eso es en lo que para muchos practicantes hoy en día se está convirtiendo la disciplina.

Para entender realmente qué es el Parkour, debemos ir a la raíz, que no es otra que “el Método Natural de Entrenamiento” de George Hébert, del cual hablaremos más adelante. La investigación evidencia que el Parkour nació como una especialización del Método Natural, en la que nos ceñiríamos a las habilidades que conllevan desplazamiento.

Por consiguiente, la filosofía original del Parkour es también una especialización del utilitarismo de George Hébert. Esta especialización en la filosofía restringe el utilitarismo al plano de la locomoción, lo que nos permite entender el Parkour como el medio y el fin de aprender habilidades desplazativas que nos puedan ser útiles tanto para nosotros mismos como para los demás.

Un poco de historia

Hablar de los orígenes del Parkour implica hablar de tres figuras inmensamente influyentes para su desarrollo; Georges Hébert (y su Método Natural), Raymond Belle y su hijo David.

El Método Natural de Educación Física

Es un sistema de entrenamiento físico creado a principios del siglo XX por Georges Hébert (París, 27 de abril de 1875 – Tourgéville, 2 de agosto de 1957), oficial de la marina e instructor de educación física francés.

Antes de la Primera Guerra Mundial, Hébert fue asignado como oficial de la Armada Francesa a la aldea de St. Pierre en Martinica. En 1902, coordinó la evacuación y rescate de alrededor de setecientas personas en una erupción volcánica, experiencia que lo marcó profundamente y que, además, reforzó su creencia en que “la habilidad atlética debe ser combinada con coraje y altruismo”; dicho de otro modo, formó su ética utilitaria resumida en su être fort pour être utile (ser fuerte para ser útil).

Durante su vida, Hébert viajó por todo el mundo y fue capaz de percibir cómo los indígenas de las colonias francesas, sin haber recibido ningún entrenamiento, tenían cuerpos más esbeltos y mayores habilidades y capacidades físicas que los soldados franceses. Citando a Hébert: “Sus cuerpos eran espléndidos, flexibles, exactos, hábiles, resistentes y, sin embargo, no habían tenido entrenamiento gimnástico, sino sus vidas en la naturaleza.” Estas vivencias lo llevaron a crear un método de entrenamiento físico basado en parcours (recorridos). Puede apreciarse cómo estos parcours forman parte indispensable del entrenamiento militar de hoy en día y, además, su gran influencia en las carreras de obstáculos que se han puesto tan de moda en los últimos años.

En resumidas cuentas, el Método Natural consiste en realizar tanto de forma metódica como aleatoria los diez movimientos naturales fundamentales para los que, según el criterio de Hébert, ha sido concebido el hombre a través de la evolución. Estos ejercicios se engloban en la siguiente lista: caminar, correr, saltar, trepar, cuadrupedias, equilibrarse, cargar, lanzar, defenderse y nadar.

El Método Natural tiene como objetivo principal el desarrollo del individuo de forma integral, tanto física como mentalmente, a través de la práctica de actividad física. No solo se trata de potenciar las capacidades físicas básicas del individuo, sino también de abarcar el desarrollo de valores y aptitudes mentales y emocionales útiles para la vida diaria y comunitaria; como la capacidad de reacción, la toma de decisiones, la cooperación y el trabajo en equipo, el respeto por las personas y el entorno, y el tener una sana moral.

A través del Método Natural pueden conseguirse resultados interesantes en lo que se refiere a estética y rendimiento, aunque estos serán objetivos secundarios, o mejor dicho, simples consecuencias de moverse con naturalidad.

El Parkour

Empezamos este apartado citando un fragmento del artículo “Historia del Parkour.” redactado por Joseba Torronteras González (Torronteras, 2015):

descarga

“En este punto de la historia es donde entra en juego Raymond Belle (1939-2000), niño soldado Vietnamita que las tropas francesas llevaron a Francia cuando él tan solo tenía 12 años, por lo que fue separado de su madre. Ya en Francia, dieron al joven Raymond una educación puramente militar desde 1951 hasta 1958, año en el que ingresó por sus sobresalientes capacidades físicas en el cuerpo de bomberos francés con tan solo 19 años. Raymond fue entrenado en el Método Natural, que para entonces estaba extendido por toda la milicia francesa. En aquellos entrenamientos conoció a George Hébert, y más allá de utilizarlo sólo en sus entrenamientos comprendió que el Método Natural era un arma muy poderosa que servía para ayudar y proteger a los demás, así que empezó a entrenarlo para su día a día, incluso tras finalizar su formación militar y entrar en el cuerpo de bomberos parisino.”

En 1973 nació David Belle, cuando Raymond tenía 34 años. Raymond les enseñó a Belle y a los chicos del barrio Método Natural; las habilidades físicas y la ética del ser fuerte para ser útil.

A principios de los 90, David y compañía, al aplicar las habilidades adquiridas del Método Natural en el entorno urbano, desarrollaron una nueva disciplina a la que llamaron ADD (Arte Del Desplazamiento), y al mismo tiempo formaron un grupo de compañeros de entrenamiento que llamaron Yamakasi, palabra procedente del Lingala que significa “Cuerpo fuerte, espíritu fuerte, persona fuerte”.

En el año 2000, a la edad de 61 años, Raymond Belle se quitó la vida, y ese mismo año, por discrepancias internas, el grupo Yamakasi se separó.

La generación original se dividió en tres senderos y con sus respectivas disciplinas:

Yamakasi y el ADD

El grueso del grupo siguió con el nombre original, rodaron la película Yamakasi, que se estrenó en 2001 y tuvo una gran repercusión internacional en la difusión de la disciplina.

Sebastian Foucan y el Free Running

Sebastian, buscando hacer negocio en los países de habla inglesa, vende la disciplina en Inglaterra con el nombre de Free Running, donde obtiene un gran impacto.

David Belle y el Parkour

David por su lado rebautiza la disciplina con el nombre de Parkour (de parcours, del Método Natural), y a causa de la muerte de su padre se vuelca en redescubrir la disciplina buscando las enseñanzas de su padre. Aquí aparece por primera vez el Parkour de tipo utilitario, que hemos definido al principio del texto.

El presente de la disciplina

Actualmente el Parkour es un fenómeno viral. Donde hace 12 años los practicantes nos contábamos por centenares, ahora probablemente hablemos de centenas de miles en todo el mundo. Este punto, de la mano del resto de características del sistema socio-económico que rige el mundo, ha dado lugar a una disolución casi total de los principios del Parkour. En este escenario mundial, empresas buitre y entidades como la FIG están peleando por sacar provecho económico de la disciplina, sin pararse a preguntar si esto es lo que quieren o necesitan sus practicantes o el conjunto de la sociedad.

Con esto no quiero decir que el Parkour que se practica hoy en día no sea algo atractivo e interesante, lo que pretendo hacer es denunciar la pérdida de los valores de la disciplina, que la enriquecen más si cabe.

El altruismo y el pragmatismo que conlleva la ética utilitaria nos preparan para la vida, ayudando a generar mejores personas y mejores ciudadanos, y en este mundo en el que vivimos esto es algo que indiscutiblemente hace falta.

Cuando hablamos de todo esto, me veo en la obligación de hablar del papel de DAPP (Difusión Activa Pro Parkour) en el panorama nacional del Parkour. Es una organización sin ánimo de lucro que opera a nivel nacional, de la cual formo parte desde sus inicios y que, básicamente, trabaja para que el Parkour utilitario pueda llegarle a la gente y, de esta manera, intentar preservar y compartir con la sociedad los principios de la disciplina.

Ahora ya sí, para concluir, podemos entender lo que oculta el título de este artículo, así que recuerda: KEEP IT REAL.

Bibliografía:

  1. Difusión Activa Pro Parkour, acceso el 22 de abril de 2018. https://www.plataformadapp.com/
  2. Sánchez, Robert. Método Natural de Ejercicio Físico. Robert Sánchez, 2013.
  3. Belle, David y Charles Perriere. PARKOUR: Des origines à la pratique. La Tour d’Aigues: Amphora, 2014.

Artículo escrito por Pablo Vázquez Arillo, Abril 2018.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s